El Crimen de la Guerra por Juan Bautista Alberdi (El Canciller de La Paz)

 EL CRIMEN DE LA GUERRA   

EL CRIMEN DE LA GUERRA (para ver la version PDF use el link amarillo de arriba)

Juan Bautista Alberdi

Juan Bautista Alberdi 

(Editado por Dr. Gastón A. Saint Martin (gsaintmartin@hotmail.com)

Link para compartir  > > > >    http://wp.me/p5xWP2-b4

XlV

LOS GOBIERNOS Y LAS GUERRAS

Si la guerra moderna es hecha contra el gobierno del país y no contra el pueblo de esa país, ¿por qué no admitir también que la guerra es hecha por el gobierno y no por el pueblo del país en cuyo nombre se lleva la guerra a otro país?

EL CRIMEN de la GUERRA

La verdad es que la guerra moderna tiene lugar entre un Estado y un Estado, no entre los individuos de ambos Estados. Pero, como los Estados no obran en la guerra ni en In paz sino por el órgano de sus gobiernos, se puede decir que la guerra tiene lugar entre gobierno y gobierno, entre poder y poder, entre soberano y soberano: es la lucha armada de dos gobiernos obrando cada uno en nombre de su Estado respectivo.

Pero, si los gobiernos hallan cómodo hacer se representar en la pelea por los ejércitos, justo es que admitan el derecho de los Estados de hacerse representar en los hechos de la guerra por sus gobiernos respectivos.

Colocar la guerra en este terreno, es reducir el circulo y alcance de sus efectos desastrosos. Los pueblos democráticos, es decir, soberanos y dueños de sí mismos, deberían hacer lo que hacían los reyes soberanos del pasado los reyes hacían pelear a sus pueblos, quedando en la paz de sus palacios. Los pueblos reyes o soberanos, deberían hacer pelear a sus gobiernos delegados, sin salir ellos de su actitud de amigos.

Es lo que hacían los galos primitivos, cuyo ejemplo de libertad, citado por Grocio, vale la pena de señalarse a la civilización de este siglo democrático.

«Si por azar sobreviene alguna diferencia entre sus reyes, todos ellos (los antiguos francos) se ponen en campana, es verdad, en actitud de combatir y resolver la querella por las armas. Pero desde que los ejércitos se encuentran en presencia uno del otro, vuelven a la concordia, deponiendo sus armas; y persuaden a sus reyes de resolver la diferencia por las vías de la justicia; o, si no lo quieren, de combatir ellos mismos entre sí en combate singular y de terminar el negocio a sus propios riesgos y peligros, no juzgando que sea equitativo y bien hecho, o que convenga a las instituciones de la patria, el conmover o trastornar la prosperidad publica a causa de sus resentimientos particulares» (1).

  1. Grocio, libro II, cap. XXIIÍ.

Si el derecho penal de un pueblo, no tiene ni puede tener otros fundamentos jurídicos que el derecho penal “del hombre; si la justicia es la medida del derecho, y no hay dos justicias en la tierra, ¿como puede ser derecho en una nación lo que es crimen en un hombre?

Pues bien : esta hipótesis monstruosa es el tipo de la organización que hoy tiene el llamado derecho penal de las naciones, o por otro nombre el derecho internacional de la guerra.

Lo que son condiciones del crimen jurídico en el derecho interno de cada país, son elementos esenciales en el derecho externo o internacional de los Estados.

ALBERDI retrato y firma

Juan Bautista Alberdi

El Canciller de La Paz 

Nació en Tucumán el 29 de Agosto de 1810. Estudió en Buenos Aires, en el “Colegio de Ciencias Morales”, vinculándose con Echeverría y J. M. Gutiérrez, basta fundar la “Asociación de Mayo” En 1837 publicó su “Preliminar al estudio del derecho”, emigrando a Montevideo en 1838, donde comienza su apasionada vida publica desde la prensa y mediante el libro. En esa primera época de su vida cultivó casi todos los géneros literarios, hasta que su vocación se decidió́ por las ciencias políticas y económicas.

Después de un viaje por Europa (1843) se estableció́ en Chile, alcanzando gran éxito como jurisconsulto. Su obra fundamental, “Bases para la organización política de la Confederación Argentina” (1852) marca una fecha memorable en la historia de la nacionalidad. Siguieron a esa obra el “Sistema Económico y Rentístico de la Confederación Argentina”, de grandísimo valor económico y socio- lógico, y las “Cartas Quillotranzas”, famosa polémica con D. F. Sarmiento.

Sus “Obras Completas” fueron editadas poco antes de su muerte, conteniendo los escritos publicados en vida del autor. Sus “Escritos Póstumos”, editados por D. Francisco Cruz en XVI volúmenes, constituyen un magnifico archivo de historia Argentina, desde 1830 hasta 1880. Desterrado la mayor parte de su vida, por motivos de política interior, Alberdi puso grandísima pasión en cuanto EL CRIMEN DE LA GUERRAescribió́, por cuyo motivo sus escritos póstumos son objeto de apreciaciones muy desiguales en cuanto respecta a su ecuanimidad.

No así́ en lo que se refiere al contenido económico y sociológico de su obra, que es unánimemente reconocida como la más docta y clarovidente pensada por argentino alguno. La transformación política ocurrida en la Argentina en 1880 es la realización de las ideas básicas que Alberdi defendió́ sin descanso durante medio siglo.

Durante los últimos diez afijos su prestigio ha crecido en proporciones extraordinarias, compartiendo en la actualidad con Sarmiento el primer rango en la admiración nacional.

Falleció́ en París el 18 do Junio do 1884.

______________________

Conferencia dada en la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, por el decano de la misma, (José́ Nicolás Matienzo) celebrando el centenario del nacimiento de Juan Bautista Alberdi el 29 de Agosto de 1810.

JUAN BAUTISTA ALBERDI

Juan Bautista ALBERDI retratoEl problema de la organización de un país es mucho más difícil que el de la independencia nacional. La causa de la independencia cuenta casi siempre con la acción o colaboración de la unanimidad o casi unanimidad de los habitantes. Sus jefes o corifeos despiertan con sus hazañas el entusiasmo colectivo y conmueven con sus victorias las fibras más hondas del patriotismo. La bandera flameante de la nueva nación tiene esplendores extraordinarios y, cuando ondea sobre las multitudes ardo- rosas, se diría que no se agita al soplo del viento, sino por impulso de los corazones palpitantes que la alzan como símbolo de existencia y de gloria. Nada más imponente que estos movimientos unánimes de los pueblos que luchan por su independencia, en cualquier punto de la tierra. Ya es la patria de Washington, que surge radiante de confianza en sí misma y de fe en la libertad; ya es la nación española, que recordando su heroísmo de la reconquista, se yergue resuelta e invencible para sacudir el poder de Napoleón. Ya son las naciones hispano-americanas que desde un ex- tremo hasta el otro de este continente se alzan para proclamar su irrevocable decisión de adquirir el derecho de gobernarse a sí mismas.

Ya es Grecia, la vieja patria de Arístides y Pericles, de Aristóteles y de Platón, de Sófocles y de Aristófanes, que despierta de un sueño de siglos para reincorporar su nombre en la lista de las naciones, conmoviendo con honda simpatía a los pueblos herederos y ad- miradores de su antigua cultura.

La causa de la organización nacional no conmueve de esa manera el mundo, ni agrupa si- quiera en un solo conjunto los ciudadanos a quienes afecta. Por el contrario, los divide casi siempre en bandos enemigos, que se debaten en una atmosfera llena de odios y recelos, de falsedades e injusticias. Tal ha sucedido en nuestro país con las largas luchas entre unitarios y federales y entre provincianos y porteños, ya felizmente concluidas, pero cuyas ultimas consecuencias han afectado todavía a la presente generación, aunque no sea sino para perturbar su juicio sobre la verdad histórica y sobre el merito relativo de los hombres y de sus actos.

Somos, sin embargo, la posteridad, y es nuestro deber hacer justicia, prescindiendo de las pasiones personales que envenenaron la existencia de los servidores del país y de las que no estuvieron exentos los más grandes ciudadanos.

Y si alguien merece el homenaje de la justicia póstuma, es Alberdi, el publicista infortunado que pasó la mayor parte de su noble vida en la tristeza del ostracismo.

DIA DEL ABOGADO JBA 29 AgostoAlberdi puede ser considerado como escritor y como sociólogo. Como escritor, su cualidad característica es la absoluta subordinación de la palabra al pensamiento, de la forma al fondo. Alberdi emplea naturalmente y sin esfuerzo el mínimum de palabras necesarias para significar las ideas con la más completa nitidez. El lector no siente jamás distraída su atención por los artificios de la frase ni por la sonoridad de los periodos y acaba per olvidar que el autor se sirve del lenguaje para comunicarle sus observaciones y sus juicios. La ilusión de percibir directamente las ideas es completa.

Otro escritor eminente, juez irrecusable en materia de estilo, el señor Groussac, ha interrumpido su severa critica de la obra constitucional de Alberdi para hacerle justicia en los siguientes términos: “Su intimo contacto con los incomparables prosistas franceses dótale del arma dialéctica más aguda que en las letras americanas se conozca”. Merced a tan » alta iniciación, y aunque plagada de galicismos inútiles, su lengua revistió́ desde el principio algo de la eficacia soberana que caracteriza la prosa de los clásicos: incolora y lisa al igual que el acero, como que es para ellos un instrumento varonil, no un “juguete de niño o un adorno de mujer, y cuya fuerza reside en la perfecta adecuación del término con la idea”.

Fué Montesquieu su gran “Duca e Signore”, como lo fuera de todos los publicistas europeos o americanos, » —y dada la índole de sus estudios, no podía » elegirlo mejor. Principalmente del Espíritu de » las leyes, que sabia de memoria, extrajo Alberdi sus vistas aproximativas sobre el proceso de las naciones, al mismo tiempo que se asimilaba en parte la claridad cristalina de la forma, la sobria sencillez, el corte breve del párrafo, la exactitud, que es una probidad, el paso vivo y suelto, la frase apenas » rítmica y al parecer desnuda, aunque vestida de un lino sutil más precioso y raro que los pesados ropajes. Entre la mayoría de sus contemporáneos cargados de abalorios y más taraceados que guerreros apaches, él y Gutiérrez (este más esbelto y simpático) mostraron buen gusto relativo y tuvieron la distinción de la palidez.

No se puede, señores, rendir homenaje más cumplido y más justo, ni en forma más galana, al talento literario de Alberdi. Pero eso no basta. Hay que rendírselo también a la admirable organización intelectual del ilustre publicista. Si su estilo desprovisto de galas retoricas es admirable en su aptitud para dejar lucir el relieve de las ideas, es evidente que son estas las que en realidad nos cautivan. Las observaciones sagaces, los juicios precisos, el encadenamiento lógico de los pensamientos, el hábil arreglo del asunto y de sus pormenores, la oportunidad de las afirmaciones o de las su-gestiones, la acertada invocación de los hechos, el profundo análisis de la realidad, la amplia síntesis de los acontecimientos y sobre todo el espíritu metódico y científico con que trata todos los temas, son rasgos notables que se admiran en todas las obras de Alberdi.

He aquí́ porqué, cualesquiera que sean las opiniones del lector, hay siempre provecho en leer, de cuando en cuando, algunas páginas de este escritor, que tiene, más que ninguno de los argentinos del siglo XIX, el poder de provocar la reflexión y la investigación.

La inteligencia de Alberdi no dispuso tan solo de su viveza y sagacidad naturales y de su dominio sobre la expresión verbal. Vastas y fecundas lecturas la educaron desde temprano y la enriquecieron con múltiples conocimientos científicos y literarios, y, sobre todo, la dotaron de un caudal de ideas generales que le permitió́ orientar científicamente sus estudios de orden social, político y económico. La cultura de Alberdi no era sobrepasada por la de ninguno de sus compatriotas, cuando desde Chile preparó las “Bases para la Organización de la Republica Argentina”, el famoso libro cuya primera edición apareció́ antes que cumplieran tres meses de la caída de «la tiranía de Rosas.

En el colegio de ciencias morales, fundado por Rivadavia, y en la Universidad de Buenos Aires, establecimientos en que Alberdi hizo sus estudios secundarios y de jurisprudencia, predominaba entonces la filosofía moral y jurídica de Jeremías Bentham, cuyas obras se leían al mismo tiempo que las de Locke y Condillac. Estas primeras lecturas dejaron en el espíritu de Alberdi una profunda impresión y a ellas

se debe sin duda el carácter experimental y practico que distinguieron sus estudios y su acción intelectual, no obstante la influencia poco profunda que en el ejerció́ después el contacto con la filosofía francesa espiritualista y ecléctica.

Pero oigamos al mismo Alberdi:

Durante mis  estudios de jurisprudencia, que no absorbían  todo mi tiempo, me daba también a estudios libres de derecho filosófico, de literatura y de materias políticas. En ese tiempo contraje relación estrecha con dos ilustradísimos jóvenes, que influyeron mucho en el curso ulterior de mis estudios y aficiones literarias Don Juan María Gutiérrez y Don Esteban Echeverría, ejercieron en mí ese profesorado indirecto, más eficaz que el de las escuelas que es el de la simple amistad entre iguales. Nuestro trato, nuestros paseos y conversaciones, fueron un constante estudio libre, sin plan ni sistema, mezclado a menudo a diversiones y pasatiempos de mundo. Por Echeverría, que se había educado en Francia, durante la Restauración, tuve las primeras noticias de Lerminier, de Villemain, de Víctor Hugo, de Alejandro Dumas, de Lamartine, de Byron y de todo lo que entonces se llamó romanticismo, por oposición a la vieja escuela clásica. Yo había estudiado filosofía en la Universidad, por Condilla y Locke Me habían absorbido por años las lecturas de Helvecio, Cabanis, de Holbach, de Bentham, de Rousseau.  A Echeverría debí́ la evolución que se operó en mi espíritu, con las lecturas de » Víctor Cousin, Villemain, Chateaubriand, Jouffroy y todos los eclécticos procedentes de Alemania, en favor de lo que se llamó espiritualismo.

«Echeverría y Gutiérrez propendían, por sus aficiones y estudios, a la literatura; yo a las materias filosóficas y sociales. A mi ver, yo creo que algún influjo ejercí́ en este orden sobre mis cultos amigos. Yo les hice admitir, en parte, las doctrinas de la Revista Enciclopédica, en lo que más tarde llamaron » el dogma socialista. Yo tenía invencible afición por los estudios metafísicos y psicológicos. Gutiérrez me afeaba esta afición y trataba de persuadirme de mi aptitud para estudios literarios. Mi preocupación de este tiempo contra todo lo que era español, me enemistaba contra la misma lengua castellana, sobre todo con la más pura y clásica, que me era insoportable por lo difusa. Falto de cultura literaria, no tenía el tacto ni el sentido de su belleza. No hace sino muy poco, » que me he dado cuenta de la suma elegancia y cultísimo lenguaje de Cervantes.

Pero mi educación no se hizo únicamente en la Universidad, por las doctrinas de Locke » y Condillac, enseñadas en las cátedras de » filosofía, ni por las conversaciones y tratos de amigos más ilustrados. Más que todo ello contribuyeron a formar mi espíritu, las lecturas libres de los autores, que debo nombrar para complemento de la historia de mi educación preparatoria.   Mis lecturas favoritas, por muchos años de mi primera edad, fueron hechas en las obras más conocidas de los siguientes autores: Volney, Holbach, Rousseau, Helvecio, Cabanis, Richerand, Lavater, Buffon, Bacon, Pascal, La Bruyére, Bentham, Montesquieu, Benjamín Constant, Lerminler, Tocqueville, Chevalier, Bastiat, Adam Smith, Say, Vico, Villemain, Cousin, Guizot, Rossi, » Fierre Leroux, San Simón, Lamartine, Destut de Tracy, Víctor Hugo, Dumas, P. L. Conrrier, Chateaubriand Madamade Stáel, Lamennais, Jouffro, Kant, Merlin, Pothier, Pardessus, Troplong, Heineccio, El Federalista, » Story, Balbi, Martínez de la Rosa, Donoso Cortés, Capmany.

Se vé por este catálogo que no frecuenté mucho los autores españoles, no tanto por las preocupaciones antiespañolas, producidas y mantenidas por la guerra de nuestra independencia como por la dirección filosófica de mis estudios. En España no encontré filósofos como Bacon y Locke, ni publicistas como Montesquieu, ni jurisconsultos como Pothier. La poesía, el romance y la crónica en que su literatura es tan fuerte, no eran estudios de mi predilección, pero más tarde se produjo en mi espíritu una reacción en favor de los libros clásicos de España, que no era tiempo de aprovechar, infelizmente para mí, como se echa de ver en mi manera de escribir la única lengua que no obstante escribo.

Todas esas lecturas, como mis estudios preparatorios, no me sirvieron sino para ensenarme a leer en el libro original de la vida real, que es el que más he hojeado, por esta razón sencilla, entre otras: que mis otros libros han estado casi siempre encajonados y guardados durante mi vida, pasada entre continuos viajes.”

El hombre que así́ aprendió́ a hojear el libro original de la vida no hizo gala jamás de erudición. Su saber no fué esa ciencia libresca que multiplica las citas de las opiniones ajenas para ocultar la pobreza o ausencia de la propia o para darse el vanidoso placer de parangonar su suficiencia con la presunta ignorancia del desgraciado lector. Su saber fué la ciencia que resulta de aplicar una inteligencia educada a la investigación de los hechos y a la solución practica de los problemas reales. Los que, para decidir cualquier cuestión, necesitan hacer balance de autoridades no busquen la ayuda de Alberdi. Pero, si quieren ejemplos de cómo se plantean y resuelven científicamente los problemas sociales, abran los libros del ilustre autor de las «Bases» y del «Sistema Económico y Rentístico, y no serán defraudados.

Su planteamiento y solución del problema de la organización argentina en 1852 son ya clásicos. Todos los estudiantes de derecho constitucional los aprenden como antecedente indispensable para el conocimiento de nuestras instituciones.

Derribada la larga y cruenta tiranía de Rosas y convocado por fin el congreso constituyente que se esperaba hacía veintiún años, Alberdi fué el único publicista argentino que adelantó a ayudar a aquella memorable asamblea en la ardua tarea confiada a su patriotismo e ilustración. Es que sólo él estaba habilitado, por sus estudios favoritos y por su talento practico, para improvisar sobre un tema tan grave y delicado. En realidad no tenía sino que coordinar y aplicar juicios que ya estaban maduros en su cerebro y que habían motivado gran parte de sus escritos de propaganda. El problema, para él, no podía ser otro que crear un gobierno nacional cuya estabilidad estuviera garantida por los antecedentes históricos y las tendencias orgánicas del país y cuya política se aplicara a poblar y civilizar la nación.

Lo primero que emprendió́ fué disuadir al Congreso de todo propósito de hacer obra especulativa o de gabinete. El Congreso Constituyente, —dijo—no será́ llamado a hacer la Republica Argentina, ni a crear las leyes o reglas de su organismo normal; él no podrá reducir su territorio, ni cambiar su constitución geológica, ni mudar el curso de los grandes ríos, ni volver minerales los terrenos agrícolas. El vendrá́ a estudiar y a escribir las leyes naturales en que todo eso propende a combinarse y desarrollarse del modo más ventajoso a los destinos providenciales de la Republica Argentina. Este es el sentido de la regla tan conocida de que las constituciones deben ser adecuadas al país que las recibe; y toda la teoría de Montesquieu sobre el influjo del clima en la legislación de los pueblos no tiene otro significado que este. Así́, pues, los hechos, la realidad, que son obra de Dios y existen por la acción del tiempo y de la historia anterior de nuestro país, serán los que deban imponer la Constitución que la República Argentina reciba de las manos de sus legisladores constituyentes. Esos hechos, esos elementos naturales de la constitución normal, que ya tiene la Republica por la obra del tiempo y de Dios, deberán ser el objeto del estudio de los legisladores, y bases y fundamentos de su obra de simple redacción, digámoslo así́, y no de creación. Lo demás es legislar para un día, perder el tiempo en especulaciones ineptas y pueriles.

Y desde luego, aplicando ese método a la solución del problema más difícil que haya presentado hasta hoy la organización política de la Republica Argentina, que consiste en » determinar cual será́ la base más conveniente para el arreglo de su gobierno general, si la forma unitaria o la federativa el Congreso hallará que estas dos bases tienen antecedentes tradicionales en la vida anterior de la Republica Argentina, que ambas han coexistido y coexisten formando como los dos » elementos de la existencia política de aquella Republica. El Congreso no podrá́ menos de llegar a ese resultado, si, conducido por un buen método de observación y experimentación, empieza por darse cuenta de los hechos y clasificarlos convenientemente, para deducir de ellos el conocimiento de su poder respectivo.

En seguida enumera prolijamente una serie de antecedentes unitarios y otra de antecedentes federativos, recogidos de la historia colonial y patria, y concluye:

“Todos los hechos que quedan expuestos pertenecen y forman parte de la vida normal y real de la Republica Argentina, en cuanto a  la base de su gobierno general y ningún congreso constituyente tendría el poder de hacerlos desaparecer instantáneamente por decretos o constituciones de su mano.  Ellos deben ser tomados por bases y consultados de una manera discreta en la constitución escrita, que ha de ser la expresión de la constitución real, natural y posible.”

Así́ se apartó decididamente de los teorizadores, de los sectarios y de los constitucionalistas papagayos que repiten inoportunamente los textos extranjeros.  Así́ vio a la vez el lado unitario y el lado federal de las cosas, pero no de las cosas en abstracto, sino de las cosas argentinas. Dio de ese modo, a principios de 1852, y en la América del Sud, un ejemplo admirable de método científico aplicable a los asuntos sociales, buscando las soluciones en el libro original de la naturaleza y de la vida.

Por eso, la solución que él adoptó, el federalismo moderado, se impuso a todos los hombres de estado de su tiempo y fué incorporada a la constitución escrita de 1853, que aun nos rige, viéndose en ella una indispensable conciliación o transacción entre los intereses de las provincias y los de la Nación.

Pero no vayáis a creer, señores, que Alberdi se hacía ilusiones sobre la practica de las instituciones nuevas. No hubiera sido razonable en un filósofo de la escuela histórica o evolucionista, como lo era. Para todos los sistemas —dijo— tenemos obstáculos y para el republicano representativo tanto como para cualquier otro. Sin embargo, estamos arrojados en él, y no conocemos otro más aplicable, a pesar » de nuestras desventajas. La democracia misma se aviene mal con nuestros medios, y sin embargo estamos en ella y somos incapaces de vivir sin ella. Pues lo mismo sucederá́ con nuestro federalismo o sistema federal de gobierno; será́ incompleto, pero inevitable a la vez.

De ahí́ una cuestión capital: ¿Cómo perfeccionar la practica de las instituciones? Alberdi responde:

“Aumentando y mejorando la población actual”. «Constituid, dice, como queráis las provincias argentinas; si no constituís otra cosa que lo que ellas contienen hoy (1852) constituís una cosa que vale poco para la libertad practica.  Combinad de todos modos su población actual, no haréis otra cosa que combinar antiguos colonos españoles. Acaba de tener lugar en América una experiencia que pone fuera de duda la verdad de lo que sostengo, a saber : que sin mejor población para la industria y para el gobierno libre, la mejor constitución política será́ ineficaz. Lo que ha producido la regeneración instantánea y portentosa de California, no es precisamente la promulgación del sistema constitucional de Norte América. En todo Méjico ha estado y está proclamado ese sistema desde 1824; y en California, antigua provincia de Mejico, no es tan nuevo como se piensa. Lo que es nuevo allí́ y lo que es origen real del cambio favorable es la presencia de un pueblo compuesto de habitantes capaces de industria y del sistema político que no sabían realizar los antiguos habitantes hispano-mejicanos.

Alberdi tuvo siempre la profunda convicción de que, en América, gobernar es poblar, pero poblar con gente europea civilizada, sobre todo con las razas del norte especialmente con ingleses. Ha repetido este consejo en todos los tonos para hacerlo penetrar bien, no sólo en los oídos, sino en los entendimientos y en la conducta de los gobernantes y políticos hispanoamericanos. Sus demostraciones y exhortaciones sobre este punto alcanzaron a veces a una elocuencia insuperable por lo severa y conceptuosa.

La reproducción natural, decía en 1845, es un medio imperfecto y lento deseados en poco tiempo? Traigamos sus elementos ya preparados y listos de fuera. Sin grandes poblaciones no hay grandes cosas. Todo es mezquino y pequeño. Las escuelas primarias, los caminos, los bancos, son, por sí solos, mezquinísimos medios, sin las grandes empresas de producción, hijas de las grandes porciones de hombres. Poned el millón que forma la población media de cada una de nuestras republicas en el mejor pie de educación posible. ¿Tendréis con eso un grande y floreciente estado? ¡Ciertamente que no! Un millón de hombres en un gran territorio es miserable población. Es que, educando nuestras masas, tendremos orden: teniendo orden vendrá́ población de fuera, me diréis…  No tendréis orden, ni educación popular, sino por el influjo de masas introducidas con arraigados hábitos de ese orden y buena educación.     “Multiplicad la población seria; y veréis a los vanos agitadores desairados y solos con sus planes de revueltas frívolas, en medio  de un mundo absorbido en ocupaciones graves”

El pensador que así́ ensalzaba la población trabajadora e industrial, tenía que ser amigo declarado de la paz. Nadie como él ha combatido y ridiculizado las inclinaciones guerreras de una parte de nuestro pueblo. Nadie con más valor que él se ha rebelado contra el culto de la gloria militar.

El coraje y la victoria nos darán laureles, decía. Pero el laurel es planta estéril para » América. No produce fruto de sólido provecho. Vale más la espiga modesta de la paz. Esa espiga es de oro, no en la lengua del poeta, sino en la lengua del economista.       La Republica Argentina, cubierta de laurelés y andrajos, es de mal ejemplo.     Los Estados Unidos tienen en sus templos menos estandartes quitados al vencido que nosotros, menos glorias militares; pero valen algo más que nosotros.  Ellos no aborrecen al europeo; Al contrario, lo atraen, no solo generosa sino diestramente, y lo asimilan a su población. Así́, en 20 años, improvisan estados nuevos, porque toman las piezas hechas, para su formación. La bandera estrellada no por eso es menos grande y brillante.      Dejemos los héroes con los tiempos semi-bárbaros a que pertenecen.     El tipo del héroe americano, en lo futuro no es Napoleón, sino Washington. A los héroes de la guerra, han sucedido los héroes del orden y la paz.    Reducir 8 mil hombres en dos horas al número de mil, por la acción de la espada he ahí́ el heroísmo militar del pasado.     Por el contrario, hacer subir en 24 horas » dos mil hombres al número de 8 mil: he aquí́ el heroísmo del hombre de estado moderno.    El censo de la población es la mejor medida de la capacidad de un ministro americano.

Cuando Alberdi publicaba estas ideas, Spencer no había escrito todavía su famosa distinción entre las sociedades de tipo militar y las de tipo industrial. Alberdi hubiera quizás modificado un poco la forma de su propaganda en favor del industrialismo, si el sociólogo ingles hubiera escrito primero; pero, como quiera que sea, la teoría desarrollada por el publicista argentino en las “Bases”, en el “Sistema Económico y Rentístico” y en numerosos escritos anteriores y posteriores, es substancialmente idéntica a la de Spencer, en cuanto coloca el factor económico a más alto nivel que el militar en la evolución de las naciones. La Republica Argentina no puede renunciar a esta gloria.

Se comprende que Alberdi no estuviera conforme con el modo predominante de hacer la historia argentina y americana.    ¿No es ya tiempo (decía en 1875 al escribir “La vida y trabajos industriales de W. Wheehvright en la América del Sud”)      de que la historia de Sudamérica deje de consistir en la historia de sus guerras y de sus guerreros, como ha sucedido hasta aquí? En lo más la historia de la guerra tendría un útil sentido   y un enseñamiento fecundo si se redujera a lo que ha sido por regla general, no por excepción: la historia de menguas y pérdidas territoriales de unos estados sin provecho de los otros, y la del origen y formación de sus deudas publicas agobiantes y ruinosas para sus progresos. Se vería que lo que compensa o repara sus descalabros, nacidos de ese desorden, es el progreso espontaneo y natural debido al comercio y a la industria, cuya historia sin embargo no ha ocupado hasta hoy a ningún historiador de su revolución) fundamental, más económica en su esencia que política, como ha sido en realidad. La historia de su comercio, de su industria, de su riqueza, de sus mejoramientos materiales, es más útil y necesaria que la de sus guerras que apenas han producido otra cosa que libertades escritas, glorias vanas y progresos que no excluyen el statu quo, en lo más substancial para la civilización, que es el nivel moral e inteligente del pueblo más numeroso.     La revolución digna de historiarse es la del cambio por el cual, países que hace dos tercios de siglo eran colonias pobres, obscuras y aisladas del mundo, han venido a ser vastos mercados, frecuentados por todas las naciones de la tierra.

Estas ideas pacifistas, que fueron de toda su vida, le dieron una concepción de la diplomacia americana muy diferente de la que veía en auge. El prefería ligar las naciones americanas con ferrocarriles, que no con tratados de alianza política o militar. No puedo aquí́, detenerme en esta faz tan interesante de la vida de Alberdi; pero no quiero dejar de apuntar una singular coincidencia. La cuarta conferencia Pan-Americana que en estos momentos clausura sus pacificas sesiones en Buenos Aires, no es más que la Asamblea Continental que Alberdi diseñó en 1844, en su memoria sobre la conveniencia y objetos de un Congreso general americano. La ilustre conferencia ha celebrado prácticamente, acaso sin sospecharlo, el centenario de Alberdi, reuniéndose para deliberar sobre los objetos que nuestro eminente compatriota había indicado 66 años antes. Es otra gloria a la que no podemos renunciar los argentinos.

Ahora, señores, y para cerrar esta rapidísima e incompleta revista de los servicios que la civilización de nuestro país y de América debe a Juan Bautista Alberdi, permitidme rozar sí- quiera, un tema doloroso.

Si Alberdi hubiera limitado su acción a lo que dejamos recordado, hubiera pasado tranquila y dulcemente el último tercio de su vida, oyendo pronunciar su nombre con veneración por todos los argentinos. Pero tuvo la desgracia de disentir con Mitre y Sarmiento acerca de la política adecuada a la situación en que quedó el país después de la batalla de Caseros. La disidencia fué tan profunda, que la intina amistad contraída en el destierro se rompió́ violentamente y la polémica interminable agria comenzó́. Puso Alberdi en ella toda la pasión de su alma nacionalista y fustigó, sin piedad, como él sabía hacerlo, a los que consideraba culpables de la desunión de la Republica y de los obstáculos puestos a la instalación del gobierno nacional en su capital histórica. La reincorporación de la provincia de Buenos Aires en 1860, previa revisión y jura de la Constitución Nacional, satisfizo, en parte, el patriotismo de Alberdi; pero poco después la revolución puso el poder en manos de uno de sus adversarios, que fué sucedido por el otro. Alberdi no EL CRIMEN DE LA GUERRApudo, pues, regresar al país durante las presidencias de Mitre y Sarmiento. Solo al terminar la presidencia de Avellaneda, los tucumanos se acordaron de que aun vivía en Francia un comprovinciano eminente, que debía estar ya viejo, que era digno del honor casi póstumo, de una diputación al congreso federal. Alberdi regresó, debilitado por la vejez y por las amarguras sufridas. Hacia 41 años que había salido de su país por no prestar acatamiento al tirano Rosas para recibir su diploma de doctor, y no había vuelto a pisar tierra argentina. Había cierta ironía en esta aceptación, a los 70 años de edad, del primer puesto político obtenido en el gobierno de su patria, para el cual había escrito él las “Bases” en 1852. Tuvo sin embargo la satisfac- ción de ser colega de su grande adversario el general Mitre, y de recibir su voto para la vice-presidencia de la Cámara. Pocos días después, sucedió́ lo que Alberdi había predicho tantas veces : el gobernador de Buenos Aires, recordando que el era el dueño de casa y que el gobierno nacional era su huésped, se alzó en armas contra éste. Alberdi no quiso intervenir en la contienda y se dejó destituir a causa de su inasistencia, por la minoría de la Cámara de Diputados, trasladada a Belgrano. Esta vez los acontecimientos trajeron la solución que Alberdi anhelaba: la federalización de la ciudad de Buenos Aires como capital de la Republica. El autor de las “ Bases” celebró el histórico suceso con su último libro, dado a luz en 1881, bajo el titulo de La Republica Argentina consolidada en 1880”. Así́, como él mismo lo dijo, completaba la obra que había comenzado en 1852 con aquel otro.

La historia del engrandecimiento de nuestro país en los últimos treinta años es el comentario más elocuente que puede hacerse de aquella solución, que los constituyentes de 1853 habían adoptado por consejo de Alberdi y que las disidencias de la política militante postergaron durante 27 anos.

Lo que antes era simple campaña de la ciudad de Buenos Aires se constituyó en provincia separada, como lo había propuesto Rivadavia, y cupo a Alberdi la satisfacción de presidir la primera asamblea electoral que designó gobernador del nuevo estado federal.

El preclaro publicista apenas sobrevivió́ a esta consumación de su obra constitucional, para ir a morir fuera de la patria, como Moreno como Rivadavia, como Rosas, como San Martín, sus dignos modelos de patriotismo y desinterés.

Pero sus ideas no han muerto. Sus consejos nos acompañan todavía; pasará largo tiempo, pasarán muchas generaciones antes que los sudamericanos puedan hablar de ferrocarriles, de puertos, de canales, de comercio, de industria, de población, de inmigración, de educación e instrucción, de riqueza, de rentas publicas, de política americana, de respeto al extranjero, de paz y de justicia internacional, sin que venga a su memoria un pensamiento de Alberdi.

¡ Patria feliz la que puede presentar al mundo hijos como éste !

José́ Nicolás Matienzo

EL CRIMEN DE LA GUERRA

EL CRIMEN de la GUERRA

Advertencias de la presente edición

  1. Francisco Cruz, editor de las «Obras Póstumas» de Alberdi, cuyo II volumen es El crimen de la guerra”, ha escrito la siguiente nota explicativa que juzgamos de interés reproducir:

Algún tiempo antes de estallar la guerra franco-prusiana, la Liga Internacional y permanente de la Paz, abrió́ en 1870 una subscripción con el objeto de acordar un premio de cinco mil francos al autor de la mejor obra popular contra la guerra.

Explicando en una nota el motivo de su determinación de tomar parte en el concurso, el Dr. Alberdi, dice:

“Si el autor escribiese no seria por el premio, sino previa renuncia de él en la hipótesis de merecerlo, por ceder a una idea preconcebida que coincide con la del concurso, y sólo por llamar la atención sobre ella en una ocasión especial, en el interés de América.”

EL CRIMEN DE LA GUERRA

El Dr. Alberdi no terminó, por desgracia, su trabajo, que quedó embrionario como los demás

https://juntos2015.files.wordpress.com/2016/05/el-crimen-de-la-guerra-jb-alberdi.pdf

Anuncios

Published by:

PatAgonica

Soy el Dr. Gastón Alejandro Saint Martin (ARDMS. RVT. RPVI eligible, MD. CCPM). Medico patagónico; me gradué en la UNBA (Universidad Nacional de Buenos Aires, en 1961) Recién graduado y casado fui a hacer mi entrenamiento en la Universidad de Louisville, (UdeL) Kentucky, USA, la mas antigua Universidad Municipal de La Unión; pobre, pero de excelente nivel académico; con una pequeña escuela de medicina. Louisville está en la margen izquierda del rio Ohio (afluente del Mississippi) Elegí a UdeL por estar entre los rio Ohio y Tennessee, que era la zona mas subdesarrollada de La Unión, (cuna de los "Hillbillies") montañeses pobres, poco ilustrados, casi analfabetos pero gente honrada, noble y muy trabajadora; donde era de esperar encontrar problemas de patología medica y socio económicos similares a los de la población rural patagónica indigente. Los médicos residentes de la Universidad de Louisville atendíamos al Louisville General Hospital y al Children’s Hospital of Louisville. Finalizado mi entrenamiento, y al tener yo visa de emigrante, me pude quedar en USA, donde los abogados jueces y los médicos con residencias de entrenamiento completas, teníamos un brillante futuro económico, estabilidad y brillo social. La tentación para quedarse fue muy grande, pero cumplimos mi plan regresando a casa; Argentina (No a Buenos. Aires.) sino a La Patagonia (Gral. Roca, Rio Negro), donde trabajé intensamente, no solo en medicina asistencial sino en política. Para el inicio, recluté un pequeño grupo de médicos argentinos jóvenes entrenados en USA y Canadá con quienes creamos al Instituto Medico del Comahue, el pequeño hospital austral privado pionero en medicina asistencial moderna. Construimos el edificio por esfuerzo propio, y por administración, con la dirección técnica de mi padre (Ingeniero Prospero Saint Martin). Tuvimos muchos éxitos y fracasos. Nos integramos al Colegio Medico de General Roca, donde fui el primer organizador de la primer biblioteca medica patagónica. De nuestros Colegas Veteranos aprendimos la Filosofía Ético Moral Medica Hipocrática) y a ser médicos humanistas, antes que corporativos." Allí, practicando, aprendimos las normas básicas de cortesía entre colegas y pacientes. No fue fácil la convivencia y el pasaje armonico de lo (clásico) antiguo a lo (bueno) moderno, pero ¡lo logramos ... y muy Bien! En el ano 2000/2002 La Anarquía establecida Argentina desde el 10 de Septiembre de 1930 estalló y ya “no pude tolerar al criminal anárquico mamarracho republicano Argentino" que culminó con el "Robo Legalizado" (Google "The Legalized Theft" by Steve Hanke - CATO Instituto and/or Johns Hopkins economist) Como muchos de los argentinos ordenados, responsables, con importante capital de trabajo sin deudas, con algunos ahorros PERDIMOS TODO! Yo no perdí mis edificios, mi casa, mi Consultorio Radiológico) ni mi costoso instrumental diagnostico pero al quedar fuera de corporaciones medicas-hospitalarias corruptas, y fuera de los canales de facturación y cobro ... me encontré despojado de uno de los derechos humanos mas importantes “EL DERECHO A TRABAJAR” , del que depende mi “DERECHO A LA PROPIEDAD” y derecho a de “VIVIR en LIBERTAD” como me de la gana y sin pedir nada a nadie (¡LIBRE ALBEDRIO!) Por ello decidimos volver (ya estando jubilados) por segunda vez a USA. Hoy tengo otra residencia legal en Chicago (Oak Park, 60301) Mi mentor (en USA y Argentina) ha sido el Dr. Rene Favaloro (pionero del bypass coronario), con quien (cada uno por su lado) hemos compartido los mismos dilemas, para decidir volver, y para adaptarnos a esta ANARQUÍA Argentina (ver www.29deJulio.wordpress.com ) – La ANARQUÍA en la que cayó La Republica Argentina el 10 de Septiembre de 1930, fue causado por errores garrafales del GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA. (Presidente Herbert Hoover (POTUS 31) ...MAS... errores garrafales en la "ACORDADA UNÁNIME de LA TOTALIDAD DE LOS JUECES DE LA CORTE DE JUSTICIA ARGENTINA" ...MAS... errores garrafales del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña (UK) ...MAS... el error de un soldadito con grado de General y cáncer de estomago Gral. Félix Uriburo) que no se atrevio a desobedecer al Jefe de su jefe cuando le ordenaron "violar a La Constitucio ... "en nombre de ella??) y asi TODOS ELLOS JUNTOS, en un contubernio internacional, por primera vez en la historia de La Republica Argentina depusieron a un Presidente Constitucional, (Presidente Hipólito Yrigoyen) electo dos veces (en periodos NO consecutivos), por el voto popular, y depuesto con la absurda e ignorante excusa (si no fue mentirosa) de ser "ser viejo e inoperante..."

Categorías Argentina,ARTICULO 29,COMMON SENSE,FCPA y FSIA,JUNTOS,LAWLESSNESS,MENTIRA,ORO PATAGONICO,SASS Sociological Anarchic Schizophrenic Syndrome,Thomas Jefferson,Thomas Payne,U.S.A.Etiquetas , , , , , , , , Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s